Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Funkypet Magazine | August 24, 2019

Scroll to top

Top

No Comments

¡Aquí huele a perro!

¡Aquí huele a perro!

Todos aquellos que convivimos con un perro en el interior de casa sabemos que estos desprenden un olor característico, que se acentúa extremadamente cuando están mojados o húmedos. Hay que tener claro que el olor característico
de los perros, siempre que estén sanos, no es un defecto, es natural, pero podemos controlarlo mediante medidas higiénicas.
Muchos son los propietarios de perros preocupados por el olor de sus mascotas; los que convivimos con ellos, llegamos a inmunizarnos de este olor, pero las visitas se ocupan de recordártelo. Tranquilos, hay formas para erradicar el temido “olor a perro” de las casas, y vamos a contároslo.

Cada perro tiene su propio olor y eso se debe a la grasa en la piel. Cuánta más grasa hay, más olor desprende el perro. La grasa dependerá de la raza del perro, la alimentación que tenga y los hábitos higiénicos. Veámoslo paso a paso:

Causas:

– Raza: Hay razas que huelen más que otras debido a su pelaje. Los perros chatos o arrugados pueden desprender más olor, debido a que los pliegues de la piel, son un nido de bacterias; así como los muy peludos o los que mudan muy a menudo, ya que el pelo muerto se queda por los rincones de la casa fijando el olor.

– Alimentación: La alimentación es muy importante. Una alimentación desequilibrada o de baja calidad afecta a la piel y al pelo del perro. Pueden producirse alergias, desajustes en el Ph, descamaciones y otras reacciones que aumentarían el olor corporal del perro.

– Baño: Utilizar un champú de baja calidad o un champú que no sea específico para perros. Un mal secado también produce un fuerte olor corporal y la proliferación de bacterias, ya que se desarrollan más en la piel húmeda.

– Oídos: Que el perro tenga los orificios auditivos sucios, desprende un fuerte olor.

– Problemas dentales: Muchos perros presentan un fuerte olor bucal debido a las bacterias que se quedan en los dientes o a problemas dentales. Si su perro sufre de un fuerte hedor en la boca, hay que llevarlo al veterinario ya que puede ser debido a problemas dentales e infecciones.

– Problemas dermatológicos: Determinadas razas caninas tienen mayor predisposición genética a padecer problemas dermatológicos, como alergias o dermatitis atópica. Las propias características físicas de determinadas razas, que tienen pliegues en la piel, como el caso del shar pei o el bulldog, se convierten en un punto débil de estos canes. El roce que se produce con la
arrugas de la piel provoca irritaciones y es un caldo de cultivo para la acumulación de bacterias que pueden causar infecciones. El chow chow, west highland terrier, el bichón maltés y el beagle son otras razas que precisan especiales cuidados dermatológicos para evitar alergias, picor o irritaciones y, por ente, un fuerte olor corporal.a más grasa hay, más olor desprende el perro. La grasa dependerá de la raza del perro, la alimentación que tenga y los hábitos higiénicos.

Vistas las causas, veamos las soluciones:

– Alimentación: Dar una buena alimentación de calidad a nuestro perro, alta en proteínas y baja en hidratos. Notaremos enseguida un cambio en el pelaje: más brillo, más suelto, menos picores y problemas dermatológicos.

– Baño: Usar un champú de calidad especial para perros. Hay marcas comerciales que disponen de champú que, gracias a sus propiedades desodorantes y a la eficaz sustancia anti-olor, captura y elimina las moléculas que provocan el típico olor de la piel canina.
El secado también es esencial. Debemos secar completamente a nuestro perro sin dejar rastro alguno de humedad, poniendo especial atención en pliegues y recovecos. Secar con aire templado muy cerca de la piel nos asegura la evaporación absoluta de la humedad, ya que hay muchas razas con doble capa de pelo y aunque parezca que están secos, si pasamos los dedos cerca de la piel, sentiremos que aún están húmedos.
No bañar muy a menudo ya que, cuanto más seguido lo bañamos, más lo desprotegemos; se genera más grasa y por tanto, peor olor. Se recomienda que los perros que viven dentro de casa se bañen una vez al mes y los que viven en el exterior, una vez cada quince días.

– Cepillar diariamente para que el pelo sobrante no se quede en los rincones de la casa, fijando el olor en el ambiente.

– Cambiar las alfombras de lana o algodón por alfombras de caña o bambú, ya que estas no retienen el pelo y son mucho más fáciles de limpiar.

– Oídos: Cada quince días limpiar los oídos de nuestro perro con productos específicos para este fin. Pueden encontrarse en tiendas de mascotas y veterinarios.

– Dientes: Mantener una buena higiene dental mediante huesos (el roer huesos hace a su vez de cepillo dental). Existen en el mercado innumerables huesos que favorecen el buen aliento, así como productos específicos antibacterias que se pueden encontrar en establecimientos especializados.

– Ionizadores o purificadores de aire: Es una opción algo más costosa,
pero el resultado es muy bueno.

Submit a Comment