Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Funkypet Magazine | July 20, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

EL GATO PERSA

EL GATO PERSA

Los gatos persas son una raza de origen milenario y apasionante. Realmente provienen de gatos de pelo largo, los cuales fueron vistos por primera vez en Europa a finales del 1500, introducidos en caravanas por los romanos y fenicios de Persia (hoy Irán) y Turquía.

 Las investigaciones revelan que el gen recesivo para el pelo largo apareció espontáneamente en la población de gatos en las zonas montañosas frías de Persia. Pietro della Valle, un viajero italiano, es considerado como el “responsable” de traer gatos persas al continente europeo hacia 1600. Tanto éstos como los Angora son mencionados en su manuscrito Voyages.

 Él no fue el único en trasladar gatos de un lado a otro. Otros viajeros llevaron gatos persas y de Angora a Francia e Inglaterra, los cuales se hicieron altamente populares en ambas zonas.

En 1871, en la exposición de gatos de Weir se establecieron las diferencias entre el persa y el Angora: el primero es más robusto, el segundo es más pequeño y con orejas más.

Actualemente, es sin duda, uno de los gatos más populares.

 Los persas pueden presentar muchos colores y patrones, sumando más de 100 variedades.

Una de sus características físicas más palpables es su pelaje. Pueden agruparse en 4 grandes grupos según su coloración: Monocromos (tienen todo el cuerpo del mismo color), Gen I (tienen parte del pelo despigmentado), Gen C (presentan una densidad de color más fuerte en las extremidades, nariz, orejas y cola) y Gen A (presentan marcas salvajes).

 Es una raza de tamaño medio-grande caracterizada por unas caderas y piernas gruesas y musculosas. Su cabeza es redonda y grande. Sus ojos también redondos y bien separados entre ellos. Se caracterizan también por tener una nariz corta y respingona y unas orejas pequeñas, muy espaciadas y redondeadas en las puntas.

 En cuanto al carácter de esta raza podemos decir que son compañeros perfectos gracias a su dócil comportamiento y suelen ser poco movidos. De todas maneras, no confían en todo el mundo y por ello pueden parecer ariscos en un primer momento. Debes ganarte su confianza y amor.

 Gracias a su temperamento tranquilo y apacible, su cuidado no es excesivamente laborioso aunque hay aspectos importantes a tener en cuenta. En cuanto a su baño debemos hacerlo con un chorro de agua con una potencia muy suave, agua templada y con un champú especial para el pelaje de los gatos persas. Es importante secarlo bien para evitar resfriados.

 Como la gran mayoría de gatos, son propensos a lamerse para limpiarse. Debido a su alta cantidad de pelo, es recomendable darle snacks de malta para ayudar a expulsar bolas de pelo que puedan dañarle. Se recomienda el cepillado diario para evitar que se le acumule. Es recomendable visitar bastante a menudo a un peluquero felino.

 En cuanto a salud se refiere, debemos destacar que la enfermedad más frecuente del gato persa es la PDK, denominada como una enfermedad poliquística renal. También son razas muy propensas a presentar molestias intestinales debido a la ingesta de pelos.

Aunque no sea lo habitual, si un gato persa se encuentra en una situación de sobrepeso, será muy importante controlar la dieta del animal. La obesidad en este tipo de gato es un problema muy grave. Su estilo de vida, más bien pasivo, hace que lleguen a vivir hasta 20 años.

Submit a Comment