[three_fourth_last]Amig@s lectores,


Aunque por lógica nos tocaba seguir por el sur y aprovechando que hemos llegado a Maó, yo prefiero volver al norte, es una debilidad familiar. Asi que nos iremos a Binimel·là, a donde llegaremos por la carretera de Fornells torciendo a mano izquierda en la rotonda. Seguiremos por una carretera rural estrecha pero muy bonita hasta llegar a Binimel·là donde dejaremos el coche y recorreremos los 5,5 Km del tramo del Camí de Cavalls que nos separan de Cala Calderer, una de las playas menos conocidas de Menorca.

Lo primero es bajar hasta la playa, una playa de 400 metros de longitud por 55 metros de anchura que normalmente está poco poblada. Está ubicada en una zona montañosa donde suelen aparecen restos de todo tipo que arrastran las mareas. La arena es de piedrecitas (grava y arena). Al  llegar  tienes que cruzar un puente de madera que va acompañando a un torrente que está lleno de patos. A mami le encanta entretenerse buscando piedrecitas bonitas mientras yo con lo que disfruto realmente es revolcándome en ellas y jugando al pilla pilla con los patos»

Cruzamos la playa y vemos la barrera que nos indica el acceso al Camí de Cavalls. Un poco antes de llegar a Pregonda, sin duda una de las playas vírgenes más bonitas de Menorca, totalmente distinta al resto, pasaremos por Cala Morts, un “macá” de piedras redondeadas de color negro donde sueles encontrar cantidad de esculturas tipo zen que van dejando las personas al pasar por aqui. Es un auténtico espectáculo.

El color rojo de esta zona y el ambiente que la rodea la hacen especial. El agua que baña estas playas es totalmente cristalina, aunque esto creo que pasa en toda la costa menorquina.
Dicen que Cala Pregonda se llama así porque  la roca que queda más cerca a la playa tiene forma de señora rezando o “pregando”, de ahí: Pregonda.

Dejamos Pregonda y seguimos hacia el norte para conocer Cala Barril y Cala Calderer, dos playas vírgenes de difícil acceso. Para llegar a ellas hay que recorrer más de 5km desde Binimel·là o 2,800 desde Els Alocs, por la única zona volcánica de Menorca o tener un barco.

Cala Barril ha sido un poco decepcionante, la verdad. Es una cala de piedras típica del norte. Aunque los que la han visitado en barco dicen que es una pasada, y deben tener razón, nosotros también hemos comprobado que algunas calas cambian mucho llegando a ellas por mar. Frente a cala Barril se ven “les illes des Colom” y “Bledes”, zona de especial protección para las aves.En las aguas que bañan esta zona se ubica la Reserva Marina del Norte de Menorca.

Cala Calderer, en cambio, es una playa virgen de 70 m por 90 m de arena blanca, un poco gruesa, solitaria y tranquila,  envuelta de acantilados, como “les Penyes de Son Ermità,» muy bonita. La cala, que está situada a 1,2 km de cala Barril, tiene pequeñas casetas de pescadores y hasta un embarcadero. Desde el punto más alto se puede disfrutar de una de las vistas más espectaculares de la costa norte.

En esta excursión es muy importante ir bien provistos de agua y en el caso de los humanos, calzado apropiado, gorra, gafas de sol y protección solar, ya que estamos en la zona más accidentada de la costa norte de Menorca y este tramo es bastante duro, y, sobretodo, elegir un día en que no sople la tramontana o viento del norte. Solo os diré que es la ruta más “heavy” que hemos hecho, que casi salimos volando y que, por supuesto, no llevábamos ni gorra ni protección solar.

Palabrita de Tra

[/three_fourth_last]