[three_fourth_last]Hola de nuevo amig@s,seguimos por el norte, dispuestos a descubrir nuevas calas vírgenes entre los acantilados azotados por la tramontana. Haremos el tramo del camí de cavalls que une la playa d’Els Allocs y la de Cala Pilar, y aprovecharemos para visitar uno de los sitios más alucinantes que he visto en Menorca, el macar de Sa Teula.

La playa dels Allocs, a la que podemos acceder con el coche desde la carretera general, pasado Ferreries, es una cala de cantos rodados de color gris muy poco frecuentada, aún teniendo acceso rodado. Dejamos el coche en el aparcamiento y nos adentramos en una zona muy peculiar. Els Allocs es una playa de 140 metros de longitud por 70 metros de anchura. Tiene un fondo rocoso y unas aguas muy cristalinas. A mi me encanta darme un bañito y un buen masaje con las piedras antes de afrontar el camino, que aunque es cortito, es bastante duro, como todos los de esta zona, con dos grandes subidas.

Asi pues tomamos el camí de cavalls a la izquierda de la cala y nos dirigimos a Cala Pilar. Se puede ir directamente en coche al aparcamiento de esta playa  caminando unos 45 minutos por el camino de Sant Felip o también se puede ir por el camí des cavalls desde els Alocs, como hemos hecho nosotros, tardando unos 20 minutos solamente (algo menos de 2 km).

Cala Pilar es una preciosa cala enmarcada entre la punta “des Carregador i els esculls del Barco i de sa Teula”, y justo delante “l’illot des Pinar”. Está rodeada por los acantilados del “pujols de Marina i de Santa Elisabet». Mide 250 m de longitud y 40 de ancho, es una playa de arena gruesa de color ocre que contrasta muchísimo con el rojo de la tierra, formada por materiales geológicos muy antiguos, y el azul del mar. Tiene muy poca vegetación. Es normal ver a los visitantes hacerse baños de arcilla cogida directamente de la montaña. En la parte alta de la playa podemos visitar una necrópolis de cuevas y una fuente de agua potable, donde encontraremos una imagen de la virgen del Pilar incrustada en el surtidor.

Aprovechamos el día para visitar el precioso macar de Sa Teula, el macar con los guijarros más grandes de Menorca (están protegidos por la ley). Para llegar a ella hay que atravesar la montaña mala con la punta del anticristo, justo al fondo de la playa. Si camináramos un poco más hacia el oeste podríamos visitar el macar des Pla de Mar, también muy bonito, pero lo del macar de Sa Teula es tan excepcional que hemos decidido comer aquí. No es que sea muy cómodo para correr, pero ha valido la pena conocerlo.

Después de descansar un poquito hemos vuelto a Cala Pilar. Ya en la playa nos hemos relajado un rato y hemos disfrutado de este maravilloso lugar.

Una excursión preciosa en la que además de espectaculares enclaves he disfrutado un montón con la fauna de la zona. Hemos visto cabras, tortugas y hasta un pulpito que ha salido del mar a saludarnos. Ha sido genial.

Palabrita de Tra

[/three_fourth_last]