[three_fourth_last]A pocos kilómetros de la playa de Algaiarens, la playa virgen más cercana a Ciudadela, que por cierto es preciosa, escondido en lo alto de un monte, se encuentra un hermoso reducto natural conocido por el nombre de Sa Bassa Verda. Esta laguna debe su nombre al color verde característico de su agua.
Es una excursión de aproximadamente una hora por el Camí de Cavalls en la ruta de Algaiarens a Cala Pilar, chulísima para invierno y principio de primavera, ya que en verano está seca y pierde su encanto. Allí pudimos hacernos unas fotos fantásticas y nos lo pasamos en grande con las ranitas que nadaban tan campantes.
Para llegar a Sa bassa Verda hay que dejar el camí de cavalls  y tomar un sendero que hay a la izquierda, justo enfrente de unos bebederos. Este tramo del camino es muy bonito, ves todo tipo de árboles, vaquitas, charcas y si estás animado a la vuelta te puedes acercar a las playas de La Vall, que son una maravilla.
La primera vez que hicimos esta ruta no nos fijamos en el desvío y seguimos adelante, por poco llegamos a Cala Pilar (8 Km), con lo que caminamos bastante más de lo previsto. Así que estate atento para no perderte!!!
Como la excursión es cortita puedes ir a visitar las playas de La Vall, de arena blanca y fina, algo bastante raro en las playas del norte de Menorca, que suelen tener una arena más gruesa y oscura. También aquí te puedes dar baños de arcilla como en otras playas del norte. La Vall está dividida en dos zonas. La más cercana al parking se conoce como la Playa des Tancats, y la más lejana la Playa des Bot. Si quieres llegar a esta última tendrás que hacer una pequeña excursión a pie de unos 10 minutos por un bosque muy bonito, a través de un caminito que bordea el torrente que desemboca en la playa. Aquí comimos, justo antes de llegar a Cala Bot, detrás de las enormes dunas, “a redosa” y a la orilla del torrente, donde pudimos compartir mesa con varias especies de patos y tortugas de agua.
Como muchas de las playas de Menorca, la puesta de sol en la cala es muy bonita aunque no sea directamente sobre el mar. Si además has ido en un día en que sopla viento de Sur, el mar estará bastante calmado y parecerá una piscina.
Esta excursión es muy bonita, desde que coges el desvío en la rotonda de Ciudadela ya empiezas a disfrutar de las vistas del campo menorquín. Es apta para todas las edades, aunque la última subida  hasta la bassa se hace un poco pesada si no estás en forma.
Palabrita de Tra

[/three_fourth_last]