Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Funkypet Magazine | September 16, 2019

Scroll to top

Top

No Comments

STOP LEISHMANIASIS

STOP LEISHMANIASIS

Se acerca el buen tiempo; días largos, paseos tibios y hojas nuevas en los árboles. Pero no todo son buenas noticias para nuestros amigos perrunos… con el calorcito también aumenta el riesgo de contraer leishmania.
Será vital conocer la enfermedad para saber lo importante que es prevenirla. No te quedes con ninguna duda.

¿Qué es?
Es una enfermedad provocada por un parásito, la leishmania, que invade diferentes órganos del perro y que puede llegar, incluso, a producir la muerte del animal si no se diagnostica a tiempo. Hay tres formas principales de leishmaniasis: visceral (la forma más grave de la enfermedad, a menudo conocida como kala-azar), cutánea (la más común) y mucocutánea.

¿Es contagiosa?
La leishamania NO es contagiosa, solo la pueden transmitir los flebotomos. Si un flebotomo no infectado pica a un perro infectado, tiene que transcurrir una semana hasta que este flebotomo sea infectante.
Las personas con perros enfermos de leishmania, no deben preocuparse de tomar medidas para no contagiarse, pero sí en evitar que sean la fuente de contagio para otros perros y tratar la enfermedad.

¿Cómo se transmite?
Los flebotomos hembra (unos insectos parecidos a los mosquitos) que están infectados, transmiten estos parásitos al perro mediante la picadura.
Estos insectos son difíciles de detectar, realizan vuelos cortos en la dirección del viento. Vuelan bajo (30 cm), pero pueden llegar a un cuarto piso, o incluso más.
En España hay dos periodos de especial riesgo, uno al principio del período de actividad (junio) y otro, el más importante, al final del mismo (septiembre, octubre).

Síntomas:
El primer síntoma clínico más habitual es la pérdida de pelo, sobre todo alrededor de los ojos, orejas y la nariz.
Según la enfermedad va avanzando, el perro pierde peso aunque no pierde el apetito. Son habituales las heridas en la piel, especialmente en la cabeza y en las patas; también son comunes las hemorragias nasales o el crecimiento exagerado de las uñas.
Test: Si tienes sospechas de que tu perro puede padecer leishmania canina, el veterinario puede sacarte de dudas mediante un test, que se realiza rápidamente y en la misma consulta.

¿Tiene cura?
La leishmania, en general, no se cura. Pero sí se puede llegar a vivir normalmente con ella. El tratamiento de la leishmania depende de varios factores, como la forma de la enfermedad, la especie de parásito y la ubicación geográfica.
El diagnóstico temprano y la gestión eficaz de los casos reducen la prevalencia de la enfermedad y previenen la discapacidad y la muerte, y se puede conseguir una buena calidad de vida.
Seguramente el tratamiento farmacológico durará toda la vida del perro infectado. Si la leishmania no se diagnostica a tiempo o es muy severa, puede acabar en muerte.

¿Puedo prevenirlo?
Es muy recomendable. Claro, y efectivamente, prevenir es mejor que curar.
En el mercado existen diferentes opciones para proteger a tu mascota frente a la picadura de los flebotomos.
Proteger a los perros que viven en zonas de riesgo con estos productos (en forma de pipetas o de collares antiparasitarios específicos) para prevenir contraer esta enfermedad, sobretodo en épocas de calor.

Submit a Comment