Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Funkypet Magazine | March 26, 2019

Scroll to top

Top

Menorca

Cala Tirant Port de Sanitja

12 marzo, 2014 |

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cala Tirant es una playa de arena tostada de unos 300 metros de largo, situada en la costa norte, en la zona conocida como playas de Fornells. Es una playa urbanizada, aunque tanto su espectacular sistema dunar como sus humedales están perfectamente conservados. Y es en ellos, los humedales, también conocidos como el Prat de lluriac, donde podremos disfrutar contemplando gran cantidad de aves acuáticas.

Entre Cala Tirant y Port de Sanitja hay 4,7 km, aproximadamente 1,5 horas. Al llegar encontramos los restos de la antigua ciudad romana de Sanitja. Solo nos quedará cruzar la carretera que conduce al faro de Cavallería y ya estamos en el Port de Sanitja.

Ya en ruta iremos bordeando la costa pasando por el Macar Petit, Sa Punta de sa Talaieta, Sa Punta negra, el Macar Gran, Sa Mitjera y ya al final del recorrido costero por una pequeña playita de arena blanca, con su caseta de pescadores, justo antes d’en Saler d’en Patet. Mientras vamos costeando es muy normal encontrarse cabritas, muy típicas en toda esta zona de la isla. A partir de aquí nos alejamos de la costa, adentrándonos en la marina, contemplando sus verdes campos  poblados de ovejitas pastando tranquilamente.

Ya en Cavallería descubrimos uno de los lugares más silenciosos, tranquilos y bonitos de la isla, el puerto de Sanitja. Justo antes podemos visitar las ruinas de la antigua ciudad romana de Sanitja cuyas excavaciones nos indican que hubo una gran actividad comercial en esta zona. Tambien podemos ver, en la entrada del puerto, una torre de defensa construida durante el final de la dominación británica.

Nosotros hemos bajado hasta la orilla para reponer fuerzas, sentándonos en uno de los inestables muelles de madera, construidos por los propios pescadores, donde amarran sus pequeñas embarcaciones. A mí me parecen una preciosidad y junto al puerto y las barquitas conforman un decorado idílico, aun más, si cabe, al atardecer, justo cuando el sol empieza a esconderse detrás de la torre de defensa.

Una excursión preciosa, en una de las zonas mejor conservadas de la costa norte, con una gran riqueza geológica y botánica, donde predomina el romero, la manzanilla y la sabina, además de una gran cantidad de erizones (socarell), arbustos endémicos espinososos y compactos. Justo en uno de ellos acabamos metidos mami y yo cuando de repente apareció una manada de burros salvajes y a uno de ellos, el macho, no se le ocurrió otra cosa que ir a por mi!!! Menudo susto nos dió!!! Jajajaj

Además coincidimos con una invasión de “velellas”, una fascinante criatura marina que invadía toda la costa. La velella, o vela de mar es un animalito de color azul profundo, familiar directo de las medusas, que posee una vela con la que atrapa el viento y le permite desplazarse sobre la superficie del mar. En su parte inferior tienen unos pelitos que les permiten absorber el plancton y que pueden ser urticantes. Así pues, y al no tener medio de locomoción, están a merced de los vientos y es por ello que acaban varadas masivamente en las costas. Es entonces, cuando quedan en seco y mueren, cuando desprenden un fuerte olor, tremendamente desagradable y que nos acompañó mientras estuvimos cerca de la costa. A pesar de ello, son tan bonitas, que pueden oler como quieran, se les perdona todo!!! Antes de despedirme quisiera mandarle un saludo a mi amigo Hipólito, un gran enamorado de las velellas.

Palabrita de Tra

 

PateaMenorca Cala’n Porter Cala Llucalari

11 febrero, 2014 |

 

Buenos días por la mañana, estamos preparados para empezar a patear??

Hoy nos vamos a ir a Cala’n Porter (ya sabéis, por la carretera de Maó a Sant Climent) y desde allí cojeremos el Camí de Cavalls hacia Llucalari, justo al fondo de la playa, donde desemboca el torrente que va desde “Els Plans de Alaior” hasta la punta del “Morro Esclafat”.

El sur menorquín está lleno de barrancos, unos 40, todos ellos llenos de contrastes entre sus planicies soleadas, llenas de vegetación y fauna, y las zonas sombrías de sus acantilados. Algunos de estos huertos aún dan frutas y verduras a los menorquines, pero otros están totalmente abandonados. Precisamente el Barranco de Cala’n Porter es uno de los más cuidados que yo he visto.

Empezamos recorriendo el sendero de “Sa Torre Nova” que transcurre por el interior del barranco de  Cala’n Porter y aunque, la subida se las trae, hemos disfrutado muchísimo con las vistas. El barranco ocupa el 75% de las áreas protegidas del ANEI Me-11. Durante el recorrido nos podemos encontrar con la serpiente blanca, la tortuga y la marta y en el barranco, además de serpientes, podemos encontrar tortugas de agua y ranas. En los acantilados se pueden ver especies de aves rapaces como el “xóric”, el “falcó”, la “miloca” y el Milà”, no os lo podéis perder si nos visitáis algún día.

Ya sobrepasada la zona del barranco de Cala’n Porter nos adentramos en terrenos típicos del campo menorquín, a mayor altura, vemos eras abandonadas, paredes de piedra, vacas y disfrutamos de las vistas del mar espectaculares, que alcanzan hasta la vecina isla de Mallorca.

El Camí de Cavalls continua hasta “l’Atalaia de Ses Penyes”, una torre de vigía costera del siglo XVII. Si nos desviamos 2 km en dirección norte podríamos volver a visitar el poblado Pretalaiótico de Torre d’en Galmés, uno de los más grandes de las islas Baleares y uno de los centros neurálgicos de la cultura prehistórica y que tampoco te puedes perder si visitas la isla. De hecho Menorca cuenta con más de 2.000 monumentos y yacimientos árabes, paleocristianos, romanos y sobretodo prehistóricos, por lo que ya se han iniciado los trámites para que sea declarada Patrimonio de la Humanidad. Y es precisamente en este camino hacia la Torre d’en Gaumés donde por fin hemos visto una serpiente blanca. Debo admitir que a mi me ha salido la vena cazadora y me he puesto histérico, pero papi me ha agarrado bien fuerte y mami la ha cojido con un palito (en plan Frank de la jungla) y hasta la hemos podido fotografiar!!

Cala Llucalari se encuentra entre el cabo de “Ses Penyes” y la cueva de “Sa Calç”. La cala está flanqueada por enormes acantilados donde suelen verse personas practicando escalada. No es mucho más que un entrante del mar, normalmente lleno de algas, pero con un encanto especial, repleta de piedras redondeadas (macs) de color blanco.

Solo una vez  he visto arena en esta playa, por cierto, era fina y blanca, como la de las playas de los alrededores, y pude darme un bañito, ya que normalmente el agua está muy removida y entre las rocas y las algas es muy difícil nadar en ella.

Palabrita de Tra

 

 

PateaMenorca Cales Coves Cala Canutells

27 enero, 2014 |

Buenos días mundo, hoy vamos a volver a Cales Coves, cerquita de casa. Iremos por la carretera de Maó a Sant Climent y luego dirección a Cala’n Porter y tomaremos el desvío de Son Vitamina, a patita izquierda.

Enseguida vemos el cartelito que indica el acceso al camino de Cales Coves. Avanzamos con el coche todo lo que podamos y lo dejamos aparcado también como podamos. Caminaremos unos 10 minutos hasta la cala.

Cales Coves es un sitio muy especial, nunca te cansas de visitarlo. Está formada por dos pequeñas calas en horquilla rodeadas de acantilados de unos 40 metros de alto, que conforman la necrópolis talayótica más grande de toda la Isla de Menorca. Sus aguas son limpias y profundas. Su acantilado, atestado de pequeñas cuevas, alrededor de noventa cuevas picadas artificialmente en la roca, fue una necrópolis durante la Edad del Hierro. Posteriormente fueron viviendas para los romanos que alcanzaron la Isla, para los campesionos durante la Edad Media y, en los 60, para una comunidad hipppie que descubrió sus agradables condiciones como morada. A pesar de su declaración como monumento histórico-artístico nacional en 1931, la necrópolis se convirtió en un auténtico icono del movimento neohippie de los años 80 y 90.

El acceso al Camí de Cavalls está a patita izquierda, según vas bajando, un poco antes de llegar a la cala, pero si teneis tiempo hay que verla, es preciosa, y puedes aprovechar para beber agua fresquita de una fuente natural que hay en las rocas antes de emprender la pateada.

Ya en ruta nos adentramos por tierras de cultivo y pasto, con “ullastres” (olivos silvestres) protegidos del ganado y “tanques” que están delimitadas por  paret seca (típica paret de piedra menorquina). Es el tramo del Camí de Cavalls con más barreras por metro cuadrado que he visto!!

Al ver las casas de Binicalaf sabemos que hemos dejado atrás el término municipal de Alaior y nos adentramos en el de Maó.

Casi al final del recorrido pasaremos por un bosquecillo muy bonito.

Es Canutells o Cala Canutells está a unos 2 km de Cales Coves, 6 de Sant Climent y 10 Km de Maó, situada en las costa sureste de la isla, entre Punta de Na Picada y Cap Gros, y tiene una urbanización homónima junto a la playa y está cerca del núcleo residencial Ses Tanques. Se caracteriza por el ambiente turístico y pesquero, que se combinan a la perfección. La playa, con tendencia a la presencia de posidónia (alga endémica que garantiza el buen estado del arenal) tiene en su parte posterior de un tupido cañaveral que, con las lluvias invernales, se convierte en una pequeña albufera, donde suelen rondar gran número de patos.

Tengo que reconocer que ha sido una de las excursiones más sosas que hemos hecho, con muy poca sombra y mucha barrera, y más si tenemos en cuenta que a las dos calas hubiéramos podido llegar en coche. En fin, todo hay que verlo, no creeis?????

Palabrita de Tra

PateaMenorca Punta Prima Cala Canutells

11 diciembre, 2013 |

Entre la playa de Punta Prima  y la Cala d’Es Canutells nos encontramos con un tramo del Cami de Cavalls que coincide prácticamente en su totalidad con la carretera, exceptuando un pequeño paseo que sale desde de la playa de Binisafuller en dirección al Rincó Fondo, y otro que va desde Binidalí a la carretera d’Es Canutells. Un tramo éste de la costa Sur-Este de Menorca con pequeñas calas de arena blanca y aguas cristalinas, muy bonitas, pero por un recorrido que enlaza una urbanización con otra, lo que hace poco atractivo el tema de patear.

Asi que hemos cogido el coche y nos hemos ido directos a la playa de Binisafuller, donde hemos dado un paseíto costero y nos hemos vuelto a meter en el coche para recorrer este tramo, parándonos a visitar cada uno de los lugares de interés.

Primero en dirección Este conoceremos las calas de Binibèquer y Binibèquer Vell (o Binibeca Vell), una de las zonas más visitadas de Menorca durante el verano. El pueblo de pescadores es un “poblado” con mucho encanto construido en 1972 a modo de imitación de las antiguas casas de pescadores. Seguiremos hasta Biniancolla y visitaremos la torre de son Ganxo, una torre rehabilitada como casa de colonias. Desde allí puedes disfrutar de unas fantásticas vistas de la Isla del Aire.

Volvemos al coche y nos vamos en sentido contrario hacia Es Caló Blanc, una miniplaya de aguas azulísimas y arena muy fina y blanca. Otra vez al coche para visitar el Cap d’en Font y parada en Biniparratx, una playa un tanto destartalada, rodeada de acantilados con cuevas y donde se ubica uno de los campamentos infantiles-juveniles de Menorca, el campamento de Biniparratx. ¡Y con esto ya lo digo todo!

Por último nos paremos en Binidalí, una pequeña cala de arena finísima y aguas profundas que conserva su aspecto de playa virgen, pero que en verano está muy concurrida, por embarcaciones y por los bañistas que veranean en la urbanización de Binidalí, uno de los más importantes núcleos turísticos de la zona. Ya aquí hemos paseado otra vez un poquito por el camí de cavalls hasta que hemos aparecido de nuevo en la carretera, esta vez la de Cala Canutells.¡¡ Asi no hay quien patee!!!

Palabrita de Tra

 

 

PateaMenorca Alcalfar Punta Prima

3 diciembre, 2013 |

 

 

 

 

 

 

 

Hoy nos disponemos a recorrer  los 5,15 km que van desde la playa de Punta Prima a la Cala de Alcaufar  y otros tantos de vuelta. Es un paseo muy tranquilo bordeando la costa.

Aunque seguimos de urbanización en urbanización, esta vez si hay un buen paseo por el Camí de Cavalls.

Punta Prima ha pasado de ser uno de los enclaves preferidos por la población autóctona de la zona este de Menorca a convertirse en la urbanización turística por excelencia del litoral de Sant Lluís. Aunque todavía se conservan diversas casas antiguas, los inmensos hoteles y los restaurantes a pie de playa llegados con el auge del turismo son los verdaderos “amos” de la zona. Los turistas son los principales usuarios de la playa, bautizada por los visitantes británicos como Sandy Bay (bahía arenosa) y en la que se pueden practicar gran número de deportes náuticos. Frente al arenal se puede ver la Isla del Aire, un pequeño islote virgen, coronado por un faro construido en 1860 y caracterizado por su población de “sargantana balear”, una especie endémica (de color negro) de la Isla de Menorca, que, por cierto, ¡no hay quien las pille!

Envuelta de casitas blancas y embarcaderos tradicionales Cala Alcaufar  es una preciosa cala ubicada en el término municipal de Sant Lluís. Tiene un encanto especial gracias al ambiente familiar que se respira y a sus aguas tranquilas protegidas por salientes rocosos e islotes. A pesar de que hoy por hoy Alcaufar es principalmente una zona de veraneo para numerosas familias de Maó y Sant Lluís, fue aquí donde se construyó el primer hotel turístico de la Isla de Menorca. Tan sólo una de las orillas está urbanizada y en la opuesta se encuentra la torre defensiva construida en el siglo XVIII durante la dominación española y restaurada en 1994. Podemos visitarla y disfrutar de unas vistas fantásticas de la cala.

Debo insistir en que cuando nos encontramos en núcleos urbanizados se complica muchísimo el tema de las mascotas, asi que intentaremos pasar por esta zona lo más rápidamente posible.

Palabrita de Tra

 

 

 

 

 

Pateamenorca Alcalfar Cala San Esteban

21 noviembre, 2013 |

 

La Cala San Esteban es un pequeño puerto natural con varias fortificaciones de la época de la dominación Británica, como el castillo de San Felipe, el Fort de Malborough y la Torre d’en Penjat, muy cerca del municipio de es Castell. Desde aquí cojeremos el Camí de Cavalls dirección a Cala Alcaufar, pasando por la encantadora Cala Rafalet.

Antes de meternos en el camino hemos dado un paseíto por la antigua cantera de marés que se encuentra en la bocana de la cala y nos hemos acercado hasta la Torre d’en Penjat, desde donde se puede disfrutar de unas vistas espectaculares del puerto de Maó.

El acceso al Camí de Cavalls está al fondo de la cala. Es un tramo bastante transitado por ciclistas ya que es un recorrido prácticamente plano de unos 3 km. Para los más intrépidos, que no se conforman con disfrutar de las vistas del mar, aproximadamente a la mitad del recorrido, saliéndote un poco del camino, a mano izquierda, hay un agujero en el suelo que tiene salida al acantilado, desde donde puedes bajar al mar. Yo no quise entrar, tengo que reconocer que soy bastante caguetas!! Jajaja, pero mis papis bajaron y dicen que es impresionante.

Seguimos el camino y llegamos a Cala Rafalet, lateralmente, por el acantilado. Cala Rafalet es uno de los lugares vírgenes con más encanto de Menorca. Es una pequeña playa de la costa sur-este, perteneciente al término municipal de Sant Lluis, un rincón de aguas profundas de un color precioso. (Por desgracia si vas un día que sople la tramontana o viento del norte te la encontrarás bastante sucia, ya que al ser tan estrechita acumula todo lo que arroja el mar)Las rocas están llenas de cangrejitos, me encanta perseguirlos. Al final siempre acabo en remojo!! Es Barranc de Rafalet, por donde volveremos al camí de cavalls, es uno de los paseos que suelo hacer bastante a menudo, pero vamos directamente al barranco, por la carretera de S’Algar. Es un encinar precioso, con unos árboles muy altos que dan sombra durante todo el recorrido (unos 20 minutos). En primavera y verano sueles ver tortugas paseando tan campantes. Están protegidas, asi que nos limitamos a hacernos la foto y les dejamos seguir su camino. Durante todo el sendero y especialmente al final hay muchas piedras, lo que no es raro en Menorca (que se lo digan a mi amigo Zeus!! No daba abasto el día que fuimos juntos a Cala Rafalet!!! Jajaj)

Volvemos al camino y seguimos hasta la carretera. Tendremos que cruzarla para recorrer los escasos 500 metros que nos separan de Alcaufar, una preciosa cala de casitas blancas y embarcaderos tradicionales.

Palabrita de Tra

 

PateaMenorca Cala Turqueta Arenal de Son Saura

12 noviembre, 2013 |

Llegamos a Cala’n Turqueta en coche, desde Ciudadela, por el camino rural que pasa por Sant Joan de Missa, cojiendo después el desvío a Sa Marjal Vella i Nova. Dejaremos el coche en el parking y caminaremos algo más de 1 Km hasta la playa. Hoy hemos coincidido con un grupo de caballos haciendo el Camí de Cavalls, ha sido espectacular verles, me encantan los caballos, aunque tengo que ir con cuidado.

Cala Turqueta es una de las playas más famosas de Menorca. Forma parte de un área de especial interés (ANEI), sus aguas azules y su fina arena hacen honor a su nombre. La cala está escondida entre pinos. Hay excursiones en barco desde el lago de Cala’n Bosch. Otra manera es ir es en coche y aparcar en el parking de la propia cala, ponen carteles indicadores desde Ciudadela para controlar el acceso. Aunque es una cala vírgen, hay hasta socorrista, en verano claro.

La cala, que tiene una longitud de 185 metros y una anchura de 80 metros, fué escenario del desembarco de piratas turcos, que frecuentaron el Mediterráneo durante siglos. Es una playa preciosa, para muchos la más bonita de Menorca.

Después de disfrutar un poquito de esta maravillosa playa, tomamos el camino a la derecha en dirección a la playa d’Es Talaier. Es una de las calas vírgenes más pequeñas y recónditas de Menorca. Preciosa,  una cala de unos 80 metros con diferentes calitas y rincones de aguas turquesas, rodeadas por un precioso bosque de pinos. Nos hubiéramos quedado a comer aquí encantados, pero hemos preferido cumplir el objetivo y llegar, como mínimo, a Son Saura. La opción más habitual para llegar a Es Talaier es ir a Son Saura, aparcar e ir andando unos 15 minutos.

La playa de Son Saura o Arenal de Son Saura es una de las playas vírgenes, entre comillas, habrá que distinguir entre vírgenes y vírgenes² (sin acceso en coche), más grandes de Menorca. Está dividida en dos, ponent y llevant, o lo que es lo mismo, la Platja de Bellavista y la Platja des Banyul. Su acceso en coche se inicia desde Ciutadella dirección calas costa sur. Andando o por mar se puede acceder desde Cala Galdana o el Lago de Cala’n Bosch. El agua de Son Saura está muy limpia, pero la arena está totalmente afectada por el problema de la posidonia oceánica o, hablando claro, las algas, aunque a mi esto no me molesta demasiado, más bien todo lo contrario.

Hemos comido aquí y por la tarde hemos deshecho el camino. A partir de aquí, siguiendo en dirección a Ciudadela, el paisaje va a cambiar radicalmente, salimos de la que para muchos es la zona más bonita de la costa sur de Menorca, entre Cala Escorxada y Cala d’En Talaier, aunque esto es una afirmación un tanto dudosa, ya que la isla tiene rincones increíbles a lo largo de toda la costa.

Palabrita de Tra

PateaMenorca: Son Bou Llucalari

29 octubre, 2013 |

Hello, hello, hello

Hoy vamos a hacer algo diferente, además de recorrer el tramo del Camí de Cavalls que va desde Son Bou a Llucalari aprovecharemos para visitar la cantera de marés de Santa Ponsa y el poblado prehistórico de Torre d’en Galmés. Asi que hemos cojido el coche y hemos salido de Maó  dirección Alaior  por la carretera general y hemos tomado el desvío a Son Bou. A mano derecha veremos un camino que nos llevará hasta la impresionante Cantera de marés de Santa Ponsa, pasando por unas baterías militares abandonadas y que por lo que se ve han sido OKUPADAS alguna vez.

En Menorca hay 124 “pedreres”, canteras de marés (piedra calcárea compuesta en un 99% por restos de fósiles marinos, fácilmente erosionable y que ha tenido una gran importancia como material de construcción en la isla, hasta que se empezó a utilizar el cemento, ya entrado el siglo XX. Nosotros aún vivimos en una casa de marés) catalogadas, de las cuales aún hay en activo 30, y 6 de ellas son prehistóricas. La asociación Lithica se encargó de recuperar estos espacios con el objetivo de poner en valor las “pedreres de marés” de Menorca. Un caso peculiar son las canteras de S’Hostal, cerca de Ciudadela, convertidas hoy en un centro lúdico y cultural de referencia, y dónde se llevan a cabo diferentes actividades, conciertos, etc., y cuya visita, (que discurre entre jardines y los espacios de extracción, algunos de ellos de 40m. de profundidad), no hay que perderse. Como bien dice Líthica: “L’arquitectura del marés es un recorrido por 25 siglos de historia”

Tras visitar la cantera seguimos nuestro recorrido hasta el poblado de Torre d’en Gaumés, aunque ya lo visitamos en la excursión de Cala’n Porter a Llucalari no está de más volver, ya que estamos hablando de un recinto de 60.000 m², y según G. Rosselló  el más extenso de las Baleares, que cuenta con tres talaiots , una taula, veintisiete círculos, tres salas hipóstilas y cuatro cuevas naturales. Aquí hemos comido, tienen unas mesas con banquitos geniales para sentarse y picar algo contemplando el espectáculo. (Durante la temporada de verano, de mayo a octubre cobran para visitarlo, como al resto de monumentos, y está prohibido entrar con perros. En invierno es de los menorquines)

Por último llegamos a Son Bou, donde , ahora si, dejaremos el coche. Son Bou es la playa más larga de la Isla, 4 km de largo y 120 m de ancho de arena blanca y fina, abierta al sur, entre la punta Rodona i el Cap de Ses Penyes. Lo primero que nos llama la atención es la cantidad de cuevas excavadas en la roca, algunas aún ocupadas. Se trata de una necrópolis talaiótica y justo al lado de  la misma playa vemos los restos de una basílica paleocristiana. Su sistema dunar es de los más extensos de la isla, donde predomina el “borró” y el “card marí”. La playa de Son Bou también tiene su barranco, “es Barranc d’es Bec”, con la desembocadura en “es Prat de Son Bou” y que en muchas épocas del año divide el arenal en dos. Me encanta venir a esta playa, correr, saltar, bañarme, perseguir patitos y sobretodos disfrutar de sus increibles puestas de sol!!

Ahora si que si recorremos un tramo del Camí de Cavalls, cuyo acceso se encuentra en lo alto de la urbanización, según llegas a mano izquierda. A 300 metros podremos acercarnos al “Cap de Ses Penyes”, desde donde disfrutar de unas fantásticas vistas de la playa. Solo nos queda caminar unos 15 minutitos por el esculpido y salvaje barranco hasta llegar a la cala de Llucalari. Es una ruta muy fácil de hacer, recomendada para todos los públicos!!!

Palabrita de Tra

 

 

 

 

 

PateaMenorca: Santo Tomás Son Bou

15 octubre, 2013 |

Hello, hello, hello

¿¿¿¿¿Qué tal esas vacaciones??????

¡¡Espero que perfectas!!

A mi me han cundido mucho, han sido de todo menos vacaciones, jijijii

He sido padre de cuatro churumbeles, cual de ellos más guapo, dos machitos y dos hembritas.

Nacieron el pasado 19 de Junio, de parto natural. Estoy muy contento, todos están perfectamente, mi Loli es una campeona y los cachorritos ya están con sus nuevas familias,  entre ellos Rusko, que se queda con nosotros!!!!! Ya les iréis conociendo. En cuanto a Rusko, solo hace unos días que puede ir a todas partes, aun es demasiado peque para pegarse estas pateadas, pero os aseguro que el chaval promete!!!

 

Si mi memoria de pez no me engaña nos habíamos quedado en Santo Tomás, exactamente en el Barranc de Binigaus y ses Coves de Na Polida y Es Coloms, en el término municipal d’Es Migjorn.

 

En esta excursión  iremos de Santo Tomás a Son Bou, Un paseíto muy agradable, al principio bordeando la costa, 1 km aprox., con unas vistas espectaculares, y luego, cruzando el Barranc de Son Bou, en un tramo de unos 4 km, un poco más que si hubiéramos recorrido la playa de un extremo a otro.

 

la Playa de Santo Tomás forma parte de un gran entrante de mar en forma de “u” que continúa con las playas de San Adeodato y Binigaus y , por ultimo, Son Bou. El gran tramo costero que ocupan la Playa de Santo Tomás, San Adeodato y Binigaus es ideal para dar largos paseos junto a la orilla del mar y está cubierto por un frondoso pinar.

Se trata de una playa urbana, con todo lo que esto conlleva.

Son Bou es la playa más grande de Menorca. Más de tres kilómetros de arena dorada y aguas cristalina. En la temporada de verano encontraréis chiringuitos a lo largo de la playa y, en su urbanización, además de apartamentos, hay mercados, farmacias, comercios y lugares de ocio.

En el extremo este de la playa de Son Bou se pueden visitar las ruinas de una antigua basílica paleocristiana.

Aunque para algunos estas playas no tienen el encanto de otras calas de la isla, a mi me encanta disfrutar de sus playas kilométricas, sus vistas y su ambiente y, por supuesto, de sus espectaculares puestas de sol.

 

Palabrita de Tra

 

 

PateaMenorca: Camí Reial

3 junio, 2013 | funkypetmagazine 4

Hola de nuevo amigos, os agradezco mucho que estéis aquí, siguiendo mis rutas por Menorca. Hoy quiero enseñaros algo diferente. Abandonaremos el Camí de Cavalls para recorrer el Camí Reial. Read More