Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Funkypet Magazine | November 18, 2019

Scroll to top

Top

No Comments

Trastornos digestivos

Trastornos digestivos

Los trastornos digestivos son unos de los motivos más comunes en las consultas veterinarias; No en vano, el sistema digestivo del perro, como en el caso de los humanos, debe funcionar perfectamente para poder absorber los nutrientes necesarios para estar saludable.

Los trastornos digestivos son tan comunes en perros como en humanos y seguramente nuestro perro pasará por algún episodio alguna vez en la vida. Cuando hablamos de trastornos digestivos nos referimos a cualquier enfermedad que impide que la digestión se lleve a cabo adecuadamente, o que altera la velocidad de tránsito del alimento a través del tracto digestivo. Saber identificar los síntomas es de vital importancia para poder actuar con rapidez acudiendo a un veterinario, que diagnosticará que tipo de trastorno digestivo padece nuestro perro. En un perro sano pueden aparecer uno o más síntomas de alarma tales como:

· Ruidos extraños en el estómago
· Vómitos
· Diarreas
· Diarreas con sangre
· Flatulencias
· Pérdida de peso
· Falta de apetito
· Inactividad repentina

Las causas

Estos síntomas pueden tener diversas causas, algunas son de carácter muy urgente porque podrían presentar complicaciones. Es importante tener un diagnóstico veterinario lo antes posible para que el perro pueda recuperarse rápidamente. Algunas de estas causas son:

· Alergia alimentaria
· Inflamación o irritación del estómago (gastritis)
· Inflamación del intestino delgado o multiplicación bacteriana excesiva
· Inflamación del intestino grueso (colitis), lo que con frecuencia da lugar a diarrea.
· Inflamación del páncreas (pancreatitis) · Una reacción adversa a algún alimento determinado
· Obstrucción de los intestinos por alimentos mal digeridos (por ejemplo, huesos)

En cualquier caso el veterinario sabrá diagnosticar qué tipo de trastorno digestivo tiene nuestro perro y nos dará las medidas adecuadas para solventarlo cuanto antes. Nunca debemos automedicar ni autodiagnosticar a nuestro perro sin tener conocimientos veterinarios, ya que lo que a priori podría parecer una simple indigestión, podría ser algo mucho más grave. Las diarreas y los vómitos pueden dar lugar a una gran pérdida de líquido corporal (deshidratación), así como de minerales y vitaminas, con lo que actuar de forma rápida ayudará a una mejor y temprana recuperación. Por lo general los trastornos digestivos se solventan mediante medicamentos y, proba- blemente, también recomienden una dieta especializada de soporte que ayude al perro a recuperarse más rápidamente. Estas dietas están específicamente formuladas para ayudar a una fácil digestión y recuperación de los problemas digestivos.

Alimentos que dañan a nuestro perro y pueden dar paso a trastornos digestivos: chocolate, patata cruda, leche, ajos y cebollas, aguacate, huevos crudos, nueces y pasas

Submit a Comment